CECH TECHNOLOGIES, SAS es una empresa dedicada a la Eficiencia energética y la Higiene, aplicada a las instalaciones de Climatización en edificios, o sea, al Confort.

Una parte fundamental del consumo energético y el costo de mantenimiento de un edificio es la referida a la instalación de climatización y aire acondicionado. Esta realidad nos llevó a especializarnos en conseguir instalaciones de climatización y aire acondicionado más eficientes para nuestros clientes.

 

Siguiendo esta línea de trabajo también proyectamos y montamos instalaciones para obtención de agua caliente sanitaria mediante huertas de colectores solares.

 

Además realizamos proyectos y montajes de iluminación con tecnología led, sustituyendo la iluminación tradicional por instalaciones mucho más eficientes con equipos de muy bajos consumos cuyas prestaciones ya superan a sus equiparables en iluminación convencional.

 

Operamos en todo el territorio nacional con clientes en el sector hospitalario y de servicios sanitarios, farmacéutica y laboratorios, restauración, centros comerciales y superficies de gran consumo, construcción, instituciones públicas, alimentación, etc.

 

 

¿Por qué EFICIENCIA ENERGÉTICA en la CLIMATIZACIÓN?

 

La implementación de medidas de eficiencia energética supone a corto y medio plazo toda una serie de beneficios. En primer lugar estas instalaciones ofrecen una rápida rentabilidad económica al reducir de forma drástica los costes directos en energía. También se reducen de forma sensible los costes en mantenimiento.

Se trata de conseguir edificios más eficientes desde el punto de vista del consumo energético, para lograr un resultado más respetuoso con el medio ambiente.

Otros beneficios son los derivados de la mejora de la imagen pública de la empresa que adopta determinadas medidas para optimizar el consumo de energía.

Eficiencia y limpieza. Cuando un sistema de climatización está limpio, no tiene que trabajar forzado para mantener la temperatura deseada. Una capa de 0,3 mm de suciedad en las baterías aumenta el consumo energético del sistema en un 25%.

Los sistemas limpios resultan más eficientes y son menos propensos a sufrir averías, tienen una vida útil más larga, y en general operar con más eficacia que los sistemas sucios, con lo que se obtiene un Ahorro de Energía que mejora la rentabilidad de forma apreciable.